Yoga Prenatal


Yoga Prenatal en Cadiz y San Fernando

La práctica del Yoga puede ayudarte a encontrar tu ser interior.

El embarazo es un momento de crisis en todo tu ser, y, como tal, abre nuevas oportunidades para conectar, sentir y aprender.

Intuitivamente, las mujeres conocen cuándo están embarazadas desde el mismo momento en que el espermatozoide penetra el óvulo. Poco después, los diversos síntomas y cambios en su cuerpo irán sensibilizándola aún  más hacia el nuevo estado. Hay una vaga sensación de que algo distinto le está pasando a tu cuerpo.

Durante los nueve meses siguientes, el cuerpo irá sufriendo una paulatina transformación para albergar la nueva vida:

  • Las secreciones hormonales permitirán que tus articulaciones y ligamentos se reblandezcan, por lo que te volverás más flexible, algo muy conveniente para el parto.
  • Tus fluidos corporales comenzarán a aumentar, por lo que tu corazón tendrá que trabajar más para que la sangre circule por todo tu cuerpo y, además, no falte suministro a la placenta y a tus órganos vitales.
  • Los riñones deberán filtrar y excretar tus deshechos y los de tu bebé, por lo que tendrán más sobrecarga de trabajo.
  • La digestión será más lenta, ya que los músculos del conducto digestivo estarán más reblandecidos.
  • A medida que el embarazo continúe avanzando, notarás que tu eje central va alterándose, debido al crecimiento de tu vientre, así mismo, las articulaciones más laxas pueden dar lugar a alteraciones posturales.

Sin embargo, todo ello convierte este momento en el momento ideal para la práctica del yoga. Al estar más flexible, tu cuerpo responderá mejor a las técnicas yóguicas, siendo una buena oportunidad para comenzar a trabajar tu flexibilidad y apertura.

Así mismo, naturalmente estarás más centrada y receptiva. Los sucesos en tu interior te darán una actitud introspectiva que te ayudarán a desarrollar tu conciencia, y tu escucha interior. Te sentirás instintivamente conectada a la corriente de la existencia y podrás encontrarte con ese ser que hay oculto en tu interior.

LOS BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA DEL YOGA

Yoga Prenatal San Fernando y Cádiz

La práctica del yoga nos aporta muchos beneficios durante nuestro embarazo

El Yoga te va a ayudar en todos los aspectos de tu ser, y, por ende, a tu hijo. Con su práctica podrás mejorar y cuidar tu higiene postural, ayudándote de las técnicas para compensar las desalineaciones que pueden surgir como consecuencia de los cambios en tu cuerpo. Además, podrás mejorar tus funciones corporales vitales: la circulación de fluidos, la eliminación de residuos, el correcto funcionamiento de los órganos y las vísceras. Sentirás que tu energía y tu salud aumentan sus niveles. Y, además, podrás ejercer un mayor control de tu mente y de tu estado emocional, evitando que aparezca el estrés y la tensión crónica, así como el miedo a la nueva situación que llega.

En general, te sentirás más confiada y segura, y te ayudará a disfrutar de este momento único de una manera sana y positiva, viendo y sintiendo cada momento de forma especial.

¿TODAS LAS EMBARAZADAS PUEDEN PRACTICAR YOGA?

Yoga Prenatal Cadiz y San Fernando

                                        Todo lo que necesitas es Yoga

Como en cualquier clase de Yoga, esta es una pregunta que debemos tomar con cautela, pues una práctica positiva y beneficiosa de Yoga puede convertirse en un riesgo si nos dejamos embaucar por la mente competitiva.

La práctica de Yoga es solo una vía para ser conscientes de nosotros mismos, para mirar la vida, la existencia y el presente desde un prisma de conexión. Sin embargo, a veces nuestras pautas de comportamiento arraigadas nos desprenden de ese modo de ver las cosas, y aparece nuestro Ego, que nos insta a esforzarnos hasta límites nada seguros y que, en vez de acercarnos a nuestro ser, nos van alejando.

En el caso del Yoga Prenatal, aún más debemos tener presente que la práctica nos ha de llevar a un contacto limpio, íntimo, respetuoso con nosotras. Es por ello que debemos evitar cualquier riesgo, cualquier sobreesfuerzo.

Es imprescindible que acudas a tu médico para que te asesore si es conveniente la práctica del yoga en tu estado. Además, en caso de que tengas algún tipo de dificultad, problema de salud, o similar, debes conocer a ciencia cierta cuáles son tus límites y cuáles son tus capacidades.

La práctica de las técnicas son muy variadas, quizás puedas encontrar en el Pranayama tu aliado, o bien las asanas te permitan fortalecer tus músculos y aliviar los dolores derivados de las posibles desalineaciones. Sea como sea, lo importante es: Sé consciente, no sobrepases tus límites… La máxima sería disfrutar, no sufrir.

En resumen, e insistiendo en lo mismo: consulta a tu médico antes de iniciar cualquier práctica.

Tú eres la responsable de tu propio cuerpo.

¿CÓMO SE ESTRUCTURAN LAS CLASES?

En nuestras clases intento dar cabida a un número variado de técnicas de Yoga que van desde el Yoga Físico, con la ejecución de asanas, para desarrollar una mejor conciencia corporal y, sobre todo, de nuestra alineación y la práctica del Pranayama -ejercicios de respiración-; pasando por el Yoga Mental, en el que trabajamos con las visualizaciones, la meditación o sistemas como Yoga Nidra o Antar Mouna; hasta técnicas como la ejecución de mudras o el canto de mantras.

De esta forma, cada una puede encontrar aquella técnica que va a ayudarle a interiorizar y conectar con la conciencia del propio ser. Por ello, nuestra sesión se estructurará del siguiente modo:

La toma de conciencia. Es el momento de entrar en el aula y sentarnos en la esterilla, de dejar atrás todos los pensamientos y situarnos en el presente. Cada día tenemos una nueva Inspiración, que será el sustento de toda nuestra sesión.

El Saludo Reverencial. Con la mente calmada, estamos preparadas para entrar en Conexión. Con el Atmanjali mudra simbolizamos la unión con el Todo, y con el canto de mantras, conectamos con nuestro Ser.

El Calentamiento. Ejercicios suaves para que nuestras articulaciones y músculos comiencen a llenarse de energía que nos preparen para las asanas.

Las Asanas. Las asanas son diferentes posturas que adoptamos con nuestro cuerpo. Las que practicamos aquí están encaminadas a mejorar nuestra salud física y mental, que nos ayude en el proceso culmen del parto: flexibilización de la pelvis, tonificación suave y flexibilización del abdomen, tonificación de los músculos de la espalda, flexibilización de la columna son algunos de los principales objetivos.

El Pranayama. Tras el trabajo locomotor, accedemos ahora al trabajo a través de la respiración. En esta fase aprenderemos técnicas de respiración que nos ayuden a que la energía fluya por nuestro organismo y que nuestra mente se calme y se mantenga atenta y despierta.

La Meditación. Algunas técnicas de meditación que nos lleven a una mente serena y tranquila, y a una conciencia más vivencial de nuestra existencia.

La Relajación. El momento de integrar toda la práctica. De abandonar el cuerpo, la mente, la respiración para volvernos receptivos a cada cambio que se ha producido en nosotros.

Puedes consultar nuestros precios y horarios Aquí.

Síguenos en...
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr